Seattle. Road Trip por la Costa Oeste (Día 1)

Seattle fue nuestra primera parada en nuestro viaje por la Costa Oeste de los Estados Unidos. Teníamos una boda en Wenatchee, un pueblo que está a unas tres horas de Seattle. Así que aprovechando este evento hicimos un viaje maravilloso por la Costa Oeste. Diecinueve días, tres países, seis vuelos, cinco estados y dos coches; acompañados paisajes impresionantes, carreteras eternas, contrastes, amaneceres y ocasos que se nos quedarán grabados en la retina y en la memoria. Éste es el primer post de nuestra aventura.

Era la primera vez que viajábamos a los Estados Unidos y una de las cosas que nos sorprendió más es que todo es enorme; bueno mucho, muchísimo más enorme de lo que nos habíamos imaginado.

Tras un viaje de casi 24h, contando escalas Barcelona-Estocolmo-Las Vegas-Seattle, por fin llegamos a nuestro destino. Agotados. Agotados y emocionados llegamos al motel. Escogimos un motel cerca del aeropuerto ya que al día siguiente teníamos que ir a por el coche de alquiler. Y una vez ya tenemos nuestro coche ya podemos visitar la ciudad. Aunque la primera vez que conduces por Estados Unidos puede ser algo estresante, así que decidimos visitar zonas calmadas y tranquilas.

Qué ver en Seattle en dos días.

El primer día, después de desayunar, visitar nuestro primer supermercado y llenar nuestras mochilas de provisiones; nos dirigimos a Alki Beach. Se trata de una playa al este de la ciudad, dejando atrás la zona industrial y portuaria. Y desde esta playa puedes ver todo el skyline de Seattle, los edificios del Downtown, la noria frente al mar y el Space Needle. Nos encontramos ante una ciudad gris. El cielo encapotado, el mar, la playa con su arena oscura, todo era gris. Alki Beach es una zona ideal para pasear, hacer un picnic, deporte y disfrutar del contacto con la naturaleza.  En la parte norte del paseo hay la plaza de la Estatua de la Libertad donde se encuentra una réplica en miniatura de la que hay en Nueva York.

Continuamos conduciendo por la misma carretera; disfrutando del paisaje, del Pacífico, de las casas tan monas en las que me encantaría vivir! Ya en dirección sur llegamos a Lincoln Park uno de los parques más grandes de la ciudad. Es una zona con árboles altísimos, donde se pueden ver pájaros de diferentes tipos y ardillas. Paseando por sus senderos se llega hasta la playa.

Kubota Garden, un jardín japonés donde perderse

Después de comer nos dirigimos a Kubota Garden, un jardín de entrada gratuita, situado al sudeste de la ciudad. Es un jardín de diseño japonés creado con plantas autóctonas del noroeste americano. Un lugar idílico por donde pasear, descubrir rincones maravillosos y conectar con la naturaleza. En la entrada del jardín se encuentran unos folletos con un mapa donde te muestran los lugares más importantes: las cascadas, el bosque de arces, los estanques… Aunque nosotros íbamos con el mapa, nos perdimos! Hay caminos que no están marcados en el mapa, lo cual resultaba muy confuso. A parte de este pequeño percance, nos encantó el lugar.

Ya llegamos al final de nuestro primer día en Seattle, os dejo un enlace al vídeo por si os apetece verlo.

Que tengáis un feliz día.

       

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *